Siklemia: ¿enfermedad inadvertida?

La siklemia es un tipo de anemia que, en un principio, puede confundirse con otra, por ejemplo, la ferropénica, que ocurre cuando el organismo tiene déficit de hierro para producir glóbulos rojos, y es fácil de tratar o curar.

Puede pasar inadvertida, al igual que otros padecimientos relacionados con la sangre, al decir de muchos especialistas, pero en Cuba, desde 1983, existe un programa de diagnóstico prenatal para detectar la enfermedad, incluso, desde el vientre materno.

Es hereditaria; entre los primeros síntomas están los dolores en las articulaciones y en los huesos, que pueden aparecer en el primer año de vida, aunque la anemia puede presentarse a partir de los tres meses de nacido.

Cuando se produce un descenso de la hemoglobina, se utiliza la transfusión de sangre, por lo que los pacientes deben cumplir con las normas higiénico-dietéticas según su edad. Es muy importante la ingestión abundante de líquidos.

Los que la padecen deben asistir periódicamente a la consulta, según le sea indicado por el médico -tienen la posibilidad de atención integral en el Instituto de Hematología e Inmunología en la capital del país, por un equipo multidisciplinario de especialistas- y es necesario que eviten el ejercicio físico, el frío y el calor excesivos.

Aunque no hay un tratamiento curativo en Cuba de la siklemia, los enfermos pueden llevar una vida socialmente útil y cada día se eleva su calidad de vida, asimismo tienen mayor supervivencia, la cual actualmente alcanza los 60 años, una de las cifras más altas en el mundo.

Tomado de Venceremos