Sector de Salud en Guantánamo trabaja por un 2020 superior en resultados

Enfocada en cuánto falta por hacer en el perfeccionamiento de su sector la Dirección Provincial de Salud Pública en Guantánamo ha proyectado directrices y desplegado acciones para avanzar en la solución de problemas, y que 2020 sea un período superior de trabajo y sobre todo de resultados.

Así subrayó el Doctor Roilder Romero, al frente del ramo en el territorio, quien dijo que para la etapa el gremio incluye entre sus objetivos y retos el incremento de la calidad de sus servicios y de la salud y satisfacción de la población, la estabilidad de la situación epidemiológica y la reducción de la mortalidad en el menor de un año, acorde al desarrollo alcanzado por el sistema de salud cubano.

Sobre todo –apuntó- estamos enfrascados en programas de primer orden como el materno-infantil (PAMI), que cerró 2019 con tasa de mortalidad cercana a los seis por cada mil nacidos vivos, índice que aunque disminuye con respecto al año precedente no logra los propósitos, sólo cumplidos aquí por los municipios de El Salvador (3.6 de tasa) y Caimanera, con cero fallecidos.

Acerca de ese particular el Doctor Humberto Velázquez, responsable del PAMI Guantánamo, señaló que se trabaja hoy en concretar mayor efectividad en la dispensarización -encaminada a la prevención-, el control del riesgo preconcepcional, y cumplimiento de los protocolos de atención al menor de un año con alguna deficiencia, y de gestantes con afecciones biológicas o congénitas.

Puntualizó el facultativo que Guantánamo es la provincia de mayor fecundidad en el país -aunque por vez primera culmina un año por debajo de los seis mil nacimientos-, figura además entre las de más alta tasa de embarazos en adolescentes y registra elevada cifra de interrupciones, fenómenos que inciden significativamente en la prematuridad y el bajo peso al nacer.

Nos falta mucho por hacer –opinó Velázquez- sobre todo en la sistematicidad del manejo de los grupos vulnerables, desde la atención primaria en las comunidades para determinar la morbilidad y reducir complicaciones, e igualmente en la atención a la pareja infértil y las tareas de promoción de salud, en pro de la planificación familiar responsable y una cultura sexual y reproductiva.

Entre lo positivo, el jefe de la sección que atiende al PAMI en Guantánamo resaltó la implementación de una estrategia de control en la urbe cabecera, que se ha de generalizar -dijo-, pues permitió a este municipio estabilizar y cerrar el año con mejores resultados, que aún cuando no cumplieron los propósitos lograron arrastrar a la provincia a un indicador mejor que el de etapa precedente.

Todas las herramientas la tenemos –significó- lo que nos falta es usarlas con efectividad. Nos propusimos en este 2020 un sistema de trabajo más eficiente y para ello están ya en funcionamiento los puestos de mando, regidos por la directiva de Salud con frecuencia diaria, para la coordinación con todos los municipios, lo cual posibilita mayor control, sobre todo de las embarazadas de riesgo.

Otra de las áreas que ocupan especialmente hoy a la Dirección de Salud Guantánamo es el enfrentamiento a los niveles de infestación por Aedes aegypti, con métodos más integrales y sostenibles, y en otro orden el Programa de Medicamentos, golpeado por el bloqueo estadounidense a Cuba y sobre el cual se toman medidas de mejor distribución, para atenuar el impacto negativo de la baja cobertura.

En reunión con el gremio Alis Azahares, Vicegobernadora de la provincia, se refirió al permanente acompañamiento del Gobierno al sector y recordó que el mayor presupuesto que se asigna en el territorio y en Cuba es destinado al desarrollo de esta rama.

Existen limitaciones materiales pero mantenemos, como fortaleza, la calidad profesional y humana, dijo Azahares y advirtió que muchas veces algunas dificultades se resuelven desde el sistema de trabajo, y llamó a darle a éste otra vitalidad, renovando métodos, con un mayor vínculo con la base y de todos con la comunidad.

Enfocada en cuánto falta por hacer en el perfeccionamiento de su sector la Dirección Provincial de Salud Pública en Guantánamo ha proyectado directrices y desplegado acciones para avanzar en la solución de problemas, y que 2020 sea un período superior de trabajo y sobre todo de resultados.

Así subrayó el Doctor Roilder Romero, al frente del ramo en el territorio, quien dijo que para la etapa el gremio incluye entre sus objetivos y retos el incremento de la calidad de sus servicios y de la salud y satisfacción de la población, la estabilidad de la situación epidemiológica y la reducción de la mortalidad en el menor de un año, acorde al desarrollo alcanzado por el sistema de salud cubano.

Sobre todo –apuntó- estamos enfrascados en programas de primer orden como el materno-infantil (PAMI), que cerró 2019 con tasa de mortalidad cercana a los seis por cada mil nacidos vivos, índice que aunque disminuye con respecto al año precedente no logra los propósitos, sólo cumplidos aquí por los municipios de El Salvador (3.6 de tasa) y Caimanera, con cero fallecidos.

Acerca de ese particular el Doctor Humberto Velázquez, responsable del PAMI Guantánamo, señaló que se trabaja hoy en concretar mayor efectividad en la dispensarización -encaminada a la prevención-, el control del riesgo preconcepcional, y cumplimiento de los protocolos de atención al menor de un año con alguna deficiencia, y de gestantes con afecciones biológicas o congénitas.

Puntualizó el facultativo que Guantánamo es la provincia de mayor fecundidad en el país -aunque por vez primera culmina un año por debajo de los seis mil nacimientos-, figura además entre las de más alta tasa de embarazos en adolescentes y registra elevada cifra de interrupciones, fenómenos que inciden significativamente en la prematuridad y el bajo peso al nacer.

Nos falta mucho por hacer –opinó Velázquez- sobre todo en la sistematicidad del manejo de los grupos vulnerables, desde la atención primaria en las comunidades para determinar la morbilidad y reducir complicaciones, e igualmente en la atención a la pareja infértil y las tareas de promoción de salud, en pro de la planificación familiar responsable y una cultura sexual y reproductiva.

Entre lo positivo, el jefe de la sección que atiende al PAMI en Guantánamo resaltó la implementación de una estrategia de control en la urbe cabecera, que se ha de generalizar -dijo-, pues permitió a este municipio estabilizar y cerrar el año con mejores resultados, que aún cuando no cumplieron los propósitos lograron arrastrar a la provincia a un indicador mejor que el de etapa precedente.

Todas las herramientas la tenemos –significó- lo que nos falta es usarlas con efectividad. Nos propusimos en este 2020 un sistema de trabajo más eficiente y para ello están ya en funcionamiento los puestos de mando, regidos por la directiva de Salud con frecuencia diaria, para la coordinación con todos los municipios, lo cual posibilita mayor control, sobre todo de las embarazadas de riesgo.

Otra de las áreas que ocupan especialmente hoy a la Dirección de Salud Guantánamo es el enfrentamiento a los niveles de infestación por Aedes aegypti, con métodos más integrales y sostenibles, y en otro orden el Programa de Medicamentos, golpeado por el bloqueo estadounidense a Cuba y sobre el cual se toman medidas de mejor distribución, para atenuar el impacto negativo de la baja cobertura.

En reunión con el gremio Alis Azahares, Vicegobernadora de la provincia, se refirió al permanente acompañamiento del Gobierno al sector y recordó que el mayor presupuesto que se asigna en el territorio y en Cuba es destinado al desarrollo de esta rama.

Existen limitaciones materiales pero mantenemos, como fortaleza, la calidad profesional y humana, dijo Azahares y advirtió que muchas veces algunas dificultades se resuelven desde el sistema de trabajo, y llamó a darle a éste otra vitalidad, renovando métodos, con un mayor vínculo con la base y de todos con la comunidad.

Enfocada en cuánto falta por hacer en el perfeccionamiento de su sector la Dirección Provincial de Salud Pública en Guantánamo ha proyectado directrices y desplegado acciones para avanzar en la solución de problemas, y que 2020 sea un período superior de trabajo y sobre todo de resultados.

Así subrayó el Doctor Roilder Romero, al frente del ramo en el territorio, quien dijo que para la etapa el gremio incluye entre sus objetivos y retos el incremento de la calidad de sus servicios y de la salud y satisfacción de la población, la estabilidad de la situación epidemiológica y la reducción de la mortalidad en el menor de un año, acorde al desarrollo alcanzado por el sistema de salud cubano.

Sobre todo –apuntó- estamos enfrascados en programas de primer orden como el materno-infantil (PAMI), que cerró 2019 con tasa de mortalidad cercana a los seis por cada mil nacidos vivos, índice que aunque disminuye con respecto al año precedente no logra los propósitos, sólo cumplidos aquí por los municipios de El Salvador (3.6 de tasa) y Caimanera, con cero fallecidos.

Acerca de ese particular el Doctor Humberto Velázquez, responsable del PAMI Guantánamo, señaló que se trabaja hoy en concretar mayor efectividad en la dispensarización -encaminada a la prevención-, el control del riesgo preconcepcional, y cumplimiento de los protocolos de atención al menor de un año con alguna deficiencia, y de gestantes con afecciones biológicas o congénitas.

Puntualizó el facultativo que Guantánamo es la provincia de mayor fecundidad en el país -aunque por vez primera culmina un año por debajo de los seis mil nacimientos-, figura además entre las de más alta tasa de embarazos en adolescentes y registra elevada cifra de interrupciones, fenómenos que inciden significativamente en la prematuridad y el bajo peso al nacer.

Nos falta mucho por hacer –opinó Velázquez- sobre todo en la sistematicidad del manejo de los grupos vulnerables, desde la atención primaria en las comunidades para determinar la morbilidad y reducir complicaciones, e igualmente en la atención a la pareja infértil y las tareas de promoción de salud, en pro de la planificación familiar responsable y una cultura sexual y reproductiva.

Entre lo positivo, el jefe de la sección que atiende al PAMI en Guantánamo resaltó la implementación de una estrategia de control en la urbe cabecera, que se ha de generalizar -dijo-, pues permitió a este municipio estabilizar y cerrar el año con mejores resultados, que aún cuando no cumplieron los propósitos lograron arrastrar a la provincia a un indicador mejor que el de etapa precedente.

Todas las herramientas la tenemos –significó- lo que nos falta es usarlas con efectividad. Nos propusimos en este 2020 un sistema de trabajo más eficiente y para ello están ya en funcionamiento los puestos de mando, regidos por la directiva de Salud con frecuencia diaria, para la coordinación con todos los municipios, lo cual posibilita mayor control, sobre todo de las embarazadas de riesgo.

Otra de las áreas que ocupan especialmente hoy a la Dirección de Salud Guantánamo es el enfrentamiento a los niveles de infestación por Aedes aegypti, con métodos más integrales y sostenibles, y en otro orden el Programa de Medicamentos, golpeado por el bloqueo estadounidense a Cuba y sobre el cual se toman medidas de mejor distribución, para atenuar el impacto negativo de la baja cobertura.

En reunión con el gremio Alis Azahares, Vicegobernadora de la provincia, se refirió al permanente acompañamiento del Gobierno al sector y recordó que el mayor presupuesto que se asigna en el territorio y en Cuba es destinado al desarrollo de esta rama.

Existen limitaciones materiales pero mantenemos, como fortaleza, la calidad profesional y humana, dijo Azahares y advirtió que muchas veces algunas dificultades se resuelven desde el sistema de trabajo, y llamó a darle a éste otra vitalidad, renovando métodos, con un mayor vínculo con la base y de todos con la comunidad.

Fuente: Radio Guantánamo