Línea telefónica 103 sigue a la orden

Hasta la fecha, más de 400 guantanameros recibieron apoyo psicológico por vía telefónica a través de la línea 103, habilitada a mediados de abril como parte de las acciones para el enfrentamiento integral a la COVID-19 en el país.

Coordinada por el Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología en Guantánamo (CPHEM), de conjunto con las organizaciones de salud mental del territorio, la línea atendió las principales manifestaciones clínicas y psicológicas de las personas y brindó consejos, orientaciones y herramientas para lidiar con diferentes problemas.

Para ello, precisó Jorge Luis Vinent, comunicador institucional del CPHE, se formó un equipo de cinco psicólogos que mantienen el servicio activo de lunes a viernes, desde las ocho de la mañana y hasta las cinco de la tarde, armados, además de sus conocimientos, de una guía metodológica para la atención telefónica.

Los meses más activos, abundó Vinent, fueron los de abril y mayo, sobre todo cuando había casos activos y transmisión local en el territorio más oriental, y los grupos de edades que más accedieron a la línea en busca de ayuda fueron los 20 a 29 años, y de 40 a 59 años.

Mailén Navarro, psicóloga del Hospital Infantil, y una de las voces al otro lado de la 103, precisó a Venceremos que se trataron muchos casos de angustia por el confinamiento, las dificultades para lidiar con los niños, los adolescentes y los ancianos mayores, el miedo a salir y enfermar.

Además, se siguieron atendiendo las llamadas de orientación contra el uso de las drogas –el propósito original de ese número que da consejería confidencial-, y se incrementaron las conversaciones con mujeres víctimas de maltrato familiar, un fenómeno que al parecer se amplificó con las medidas de aislamiento.

Los casos más complicados, continúa la psicóloga, son los relacionados con la ansiedad física, que se manifiesta con dolores de cabeza, cansancio, palpitaciones…, pues requieren un cuidado muy preciso que se complejiza al no disponer de información visual, solo a través de la voz.

En estos momentos, las principales preocupaciones que llegan hasta la línea 103, están relacionadas con las indisciplinas sociales, la aglomeración de personas en la calle, las colas, el mal uso del nasobuco, y alertas de personas con síntomas respiratorios y la llegada de viajeros.

Fuente: Venceremos